Fra-her

Lo más in en arquitectura y cosmética

12 cosas que siempre hacen las mujeres con piel clara

12 cosas que siempre hacen las mujeres con piel clara

Cuando tenemos la piel clara, limpia de impurezas o manchas, se puede mejorar la confianza en uno mismo. Quienes han tenido que batallar con el acné o las manchas en la piel saben esto muy bien. Si bien la apariencia no lo es todo, lo cierto es que cuando tienes una piel radiante, puedes reflejar mejor todas tus cualidades personales. Es por eso que hoy, vamos a compartir 12 consejos para que las mujeres tengan la piel clara siempre.

Quitar el maquillaje a fondo

Cuando dejas maquillaje en tu rostro durante la noche, es inevitable que este obstruya tus poros. Es particularmente importante prestar atención a esto, sobre todo si estás usando bases de maquillaje pesadas, correctores o productos de farmacia que contengan ingredientes como el talco, siendo preferible evitarlo y utilizar un maquillaje que no sea comedogénico.

Darle mucha importancia a la calidad de su maquillaje

Las mujeres con piel clara deben asegurarse de utilizar cosméticos de calidad. Deben ser productos ligeros, transpirables que incluyan ingredientes que respeten para la piel, mejorando el aspecto de esta, incluso cuando no estés usando el producto. Los más recomendables son aquellos que contienen vitamina C, ácido hialurónico, colágeno y antioxidantes.

Cambiar de productos

Algunas mujeres han descubierto que al cambiar cada cierto tiempo de productos, le permiten a la piel experimentar con diferentes tratamientos. Al utilizar los mismos productos una y otra vez, la piel se adapta y el producto deja de funcionar tan bien como antes.

Esto no quiere decir que no se puedan tener algunos productos imprescindibles para el cuidado de la piel, pero aún así lo más recomendable es probar diferentes productos cada dos meses aproximadamente.

El limpiador y el humectante son importantes

Estos dos productos son imprescindibles en la rutina del cuidado de la piel de una mujer. Y si bien, debes estar dispuesta a probar otros cosméticos cada determinado tiempo, el limpiador y el humectante deben ser aquellos que mejor funcionen en su rostro. Una vez que encuentres los ideales para tu piel, no los cambies.

Hacerse tratamientos faciales

Los tratamientos faciales definitivamente marcan una diferencia en el aspecto y la sensación de la piel. En los centros de estética se utilizan productos que no se consiguen en las tiendas de cosmética ni pueden hacerse de forma casera.

Beber mucha agua

Tal vez no todos estarán de acuerdo en que beber agua mejora la piel. Pero lo cierto es que es probable que encuentres la piel más brillante bebiendo 2 litros de agua diarios que recomiendan los profesionales.

Comer sano

Somos lo que comemos. La dieta tiene una influencia determinante en la apariencia de nuestra piel. Es por eso que llevar una alimentación sana y equilibrada nos permitirá lucir no solo una piel radiante, suave y tonificada, sino que mejorará nuestra calidad de vida. Evita el exceso de carnes rojas, grasas, harina y azúcar refinado. Además come abundantes frutas, frutos secos, verduras, carnes magras y semillas.

Invertir en sueros

Los sueros no siempre son el producto de cuidado de la piel más barato, pero son los mejores para llevar tu piel de normal a radiante, brillante y perfectamente clara.

Exfoliar semanalmente

Exfoliarse es extremadamente importante, pues evita que las células de piel muertas se acumulen en el rostro. Hazlo semanalmente y lucirás una piel mucho más suave y radiante. Eso sí, procura hacerlo levemente para evitar un brote de acné.

Mantener las manos lejos del rostro

Esto implica algo muy difícil de hacer, ¡no reventar los granos! Si, es tentador pero si lo haces mal puede quedar una cicatriz. Deja que la espinilla esté, no te toques la cara durante todo el día y te sorprenderá la diferencia que esto puede hacer en el aspecto de tu piel.

Realizar doble limpieza

La doble limpieza es cuando usas dos limpiadores diferentes por la noche. Empieza por usar un limpiador a base de aceite para descomponer cualquier residuo de aceite o maquillaje y luego termina con un limpiador a base de agua que sea más adecuado para tu tipo de piel en particular (grasa, propensa al acné, sensible, seca, etc.)