Fra-her

Lo más in en arquitectura

China tendrá su propia ciudad bosque

China tendrá su propia ciudad bosque

Buscar la armonía, conseguir el respeto por el medio ambiente, un bajo impacto medioambiental y ser respetuosos con el medio ambiente, son objetivos a cumplir a la hora de construir edificios. Todos estos detalles son los que se tendrán en cuenta en la primera ciudad-bosque, la cual se construirá en China.

Una ciudad bosque nunca proyectada antes

Será en la prefectura de Liuzhou y está diseñada siguiendo estándares ecológicos, buscando la máxima armonía con la naturaleza. El proyecto está dando sus primeros pasos pero la intención es convertir a esta ciudad en un auténtico vergel alejado de la contaminación que sufren muchas de las ciudades del gigante asiático.

Los diseños de esta ciudad revelan que será un entorno habitable cubierto por el color de la naturaleza, el verde. En los diseños realizados en modelos 3D se pueden ver una gran cantidad de edificios dominados por la ausencia de aristas. Predominan las formas curvas y zonas 100% rodeadas de naturaleza. Hay que decir que queda muy poco espacio para el hormigón en la parte de la superficie, algo que convertirá a esta ciudad en algo nunca visto hasta ahora.

El encargado de diseñar este proyecto es el estudio italiano Stefano Boeri Architetti. Están especializados en iniciativas ecológicas y pretenden que sea ésta la primera que se construya. Han declarado que los edificios parecerán auténticos jardines colgantes y las comunicaciones tendrán un aspecto como sacado de película de ciencia ficción.

Un proyecto de arquitectura muy ambicioso

La ciudad estará en un entorno 100% natural

Según se ha avanzado, la ciudad contará con 175 hectáreas cubiertas. Serán más de un millón de plantas de más de 100 especies diferentes así como unos 40.000 árboles. Las estimaciones revelan que esta masa verde podrá generar del orden de unas 900 toneladas de oxígeno al año. Esto convertirá a esta zona de China en uno de sus grandes pulmones verdes.

Los informes previos revelan que gracias a la gran cantidad de vegetación con la que contará esta ciudad, la temperatura disminuirá. Contarán con una mejor calidad de aire y la biodiversidad de la región crecerá exponencialmente.

En lo referente al apartado energético, está proyectada para ser completamente autosuficiente. Tanto que podría llegar a vivir en la autarquía si fuese necesario. Las energías renovables tendrán un papel muy importante en esta ciudad. Entre ellas destacan la geotérmica y la solar. Por otro lado, a la hora de transportarse se hará especial hincapié en los vehículos eléctricos.

Anteriormente ya hemos hablado de otros proyectos ecológicos, pero este supone una nueva dimensión. Y es que los proyectos en China, ya sean de arquitectura o de otro tipo, se hacen a lo grande. Todo dentro del desarrollo planificado que sigue el país asiatico.

Se estima que las obras finalicen el próximo año 2020 si no hay ningún imprevisto. En un principio se asegura que si esta ciudad bosque tiene éxito, se extenderán a más rincones de China. Esta podría ser una de las formas en las que el gigante asiático redujera la contaminación.

Los expertos estiman que esta ciudad absorberá alrededor de 10.000 toneladas de dióxido de carbono cada año. Contribuirá a la eliminación de casi 60 clases de agentes contaminantes. Aunque de momento están dándose los primeros pasos, ya hay muchas personas interesadas en el proyecto, del cual quieren ser parte, adquiriendo una de las muchas viviendas que habrá disponibles.